MANTENIMIENTO DEL AGUA DE PISCINA

¿Qué ocurre con el agua de su piscina?

Lógicamente ésta es la primera pregunta que debemos hacernos para poder entender cómo realizar un adecuado mantenimiento del agua de su piscina. Antiguamente la mayoría de las piscinas no disponían de una instalación de depuración y funcionaban sencillamente llenándolas con agua limpia y en el transcurso de ciertos días cuando el agua presentaba un aspecto desagradable, se vaciaban, limpiaban y se llenaban nuevamente. Esto sin lugar a dudas representaba varios inconvenientes: Gastos de agua, insalubridad de la piscina y un baño poco agradable debido a la insuficiente transparencia del agua. La sociedad actual exige: Economía, higiene y comodidad, por estas razones es necesario dotar a las piscinas de las instalaciones y tratamientos necesarios.
 

Cuando se llena en verano la piscina con agua de suministro público o pozo, generalmente se observa que ésta es limpia, pero al estar expuesta al sol y al aire ocurren dos fenómenos básicos:

  1. El agua se contamina de los microorganismos que existen en la atmósfera más los que introducen los bañistas y al no haber oxigenación por estar estancada, estos parásitos se reproducen en la piscina, formándose algas. Esta formación de vida se ve favorecida por la temperatura ambiente elevada que suele acompañar al tratamiento de la piscina (verano en piscinas descubiertas, calefacción en cubiertas) tomando el agua una coloración verde.
  2. El aire y la lluvia introducen en el agua cantidades de polvo, tierra y hojas que la enturbian. Estos dos factores que inciden sobre la piscina logran en pocas horas o en escasos días obtener un resultado: Una piscina totalmente anti-higiénica y nada agradable para el baño.

El modo de combatir estos dos problemas es realizando un:

TRATAMIENTO QUÍMICOSe mantendrá en el agua una cantidad de desinfectante (cloro, bromo, oxígeno…) suficiente para que las bacterias y microorganismos que se introduzcan en ella puedan ser destruidos al momento.

TRATAMIENTO FÍSICODotando a la piscina de un filtro que por medio de una bomba retenga en su interior toda la materia en suspensión del agua.

A continuación presentamos una breve referencia descriptiva del cloro y del ph, para hacerlo más didáctico y fácil de entender.

¿Qué es el pH?El pH es el grado de acidez del agua. Los valores de pH están comprendidos entre 0 y 14, correspondiendo el valor 7 al grado neutro, los valores entre 0 y 7 a los grados ácidos y entre 7 y 14 a los alcalinos, si bien los valores usuales en una piscina según dicta la normativa de piscina vigentes son los comprendidos entre los valores 6, 8 y 8,4.  El valor ideal de pH en la piscina debe estar situado entre 7,2 y 7,6.

¿Por qué es importante el pH?

Para la destrucción de bacterias, debemos mantener en el agua una cantidad de cloro residual suficiente para ello; pero este cloro sólo actuará eficazmente como bactericida cuando el agua donde se diluye tenga un pH comprendido entre 7,2 y 7,6. Por lo cual, es indispensable que si se tienen que destruir las bacterias se debe de mantener el pH entre los valores mencionados.

Existen otros factores que obligan a mantener el pH correcto. De ser superior a 7,6, el calcio (la cal) disuelto en el agua se precipitará de forma visible, enturbiando el agua y dándole un aspecto lechoso, obstruyendo rápidamente el filtro y precipitándose en las paredes y accesorios de la piscina. Cuando el valor de pH sea inferior a 7,2 el agua será corrosiva, produciendo irritaciones en los ojos y mucosas nasales, pudiendo llegar a dañar las partes metálicas de la instalación de filtración.

La calidad del agua de la piscina, depende de que se mantenga un valor pH correcto.

¿Qué es el cloro?Es un agente químico muy activo que actúa por oxidación, es decir que convierte las moléculas orgánicas complejas en compuestos simples que pueden evaporarse en forma de gas totalmente inofensivo. Este proceso de oxidación que realiza el cloro de la piscina consigue que los elementos orgánicos tales como residuos orgánicos humanos (orina, restos fecales…), algas y suciedad orgánica variada, pasen a convertirse en gas.

Qué se entiende por cloro libre o residual

El cloro es el producto químico más utilizado para desinfectar el agua de una piscina. La normativa de piscinas vigente determina que el contenido de CLORO LIBRE en el agua de las piscinas debe estar comprendido entre 0,20 a 0,60 miligramos por litro. También se dice, y es lo mismo, que el contenido de CLORO LIBRE  debe ser de 0,2 a 0,6 ppm. (partes por millón).

En el agua aún después de ser filtrada, existen una serie de enemigos invisibles que es preciso destruir. Para esta destrucción se necesita una cantidad determinada de cloro que actuará bajo la forma de ácido hipocloroso. El que se añade por encima de esa cantidad, es decir por encima del necesario para destruir las bacterias y oxidar la materia orgánica, queda libre en el agua bajo la forma de ACIDO HIPOCLOROSO en espera de actuar contra cualquier enemigo.

LA FILTRACIÓN

La filtración, es sólo una parte del trabajo a realizar para mantener limpia una piscina y además inseparable del tratamiento químico, ya que la una sin la otra por sí solas no consiguen el fin buscado. Con esto queremos indicar que sólo con el filtro no se conseguirá nada si no va acompañado de un buen tratamiento químico.

Está muy generalizada la idea al adquirir una instalación que la máquina lo hará todo, hasta el punto de que ésta la llamamos “depurador” cuando verdaderamente es sólo un filtro, y la depuración consiste en una perfecta conjunción de los dos tratamientos, el químico y el físico.

PRINCIPIOS DE FUNCIONAMENTO


El agua se aspira del fondo de la piscina a través del sumidero y de la superficie por medio de los skimmers, llegando a través de la bomba al filtro por conducciones separadas provistas de sus correspondientes válvulas y retornándolo a la piscina a través de unos distribuidores (boquillas de impulsión). Las boquillas van instaladas en el lado opuesto del sumidero y skimmers, proporcionando de esta manera una renovación total del agua de la piscina.

El filtro propiamente dicho lo compone la carga del lecho filtrante (arena de sílice, cristal, diatomeas…) a través de la cual se hace circular el agua en sentido descendente, reteniendo entre ella las materias en suspensión del agua a filtrar.

Actualmente el lecho filtrante que mejores resultados está dando es el cristal reciclado, por su ahorro en lavados y condiciones higiénicas. Cualquier filtro que contenga arena de sílice se puede cambiar por cristal reciclado.

Una vez iniciado el ciclo de filtración y al cabo de cierto tiempo será preciso lavar el filtro, ya que el lecho filtrante se habrá obstruido con la suciedad, impidiendo el paso del agua.

Cuando la presión en el filtro ha subido por encima de 1,3 Kg./cm², significa que es la hora de un lavado.

Con el lavado a contra-corriente se consigue invertir el sentido de circulación del agua en el filtro y con ello se expulsa al desagüe las materias filtradas.

ADVERTENCIAS DE SEGURIDAD
    • No haga funcionar el equipo sin agua.
    • Siempre que deba manipular el filtro o válvula, desconéctelo de la toma de corriente.
    • No permita a niños o adultos sentarse sobre el equipo.
    • No conectar directamente el filtro a la red de agua, ya que la presión de la misma puede ser muy elevada y exceder la presión máxima de trabajo del filtro.
    • No limpiar el conjunto de la tapa con ningún tipo de disolvente, ya que podría perder sus propiedades (brillo, transparencia,…)
    • Debido a que todas las uniones se hacen con juntas, no es necesario apretar las tuercas excesivamente a fin de evitar la rotura de las diferentes piezas de plástico.

LABORES MANTENIMIENTO DEL AGUA DE UNA PISCINA

Tratamiento de Choque y Puesta en Marcha de la Instalación.

El tratamiento de choque se realiza antes de comenzar la temporada de verano y consiste en aplicar una serie de productos químicos en mayor cantidad a los habituales con la finalidad de desinfectar todo el circuito hidráulico y el vaso. Luego se procederá a acondicionar el agua según los parámetros higiénicos-sanitarios que marca la legislación vigente, estabilizando los valores de cloro y pH.

En cumplimiento del Real Decreto 742/2013, de 27 de septiembre, normativa por la cual se regula el mantenimiento de las instalaciones acuáticas, una vez finalizado el tratamiento de choque, se tomará una muestra de agua de la piscina y del agua de red para su análisis físico-químico y bacteriológico en laboratorio.

Mantenimiento del Agua de una Piscina durante Temporada de Verano

Esta labor comprende el mantenimiento del agua desde la apertura de la instalación al baño, comienzo del verano a primeros de junio aproximadamente, hasta el cierre de esta a finales de septiembre aproximadamente. El periodo de apertura es flexible y dependerá de la climatología, ya que estas últimas temporadas los días de calor se han ido alargando y nos encontramos que a primeros de octubre todavía hace mucho calor.
  1. Abastecer de cloro, algicidas, elevadores y reductores de pH u otro producto necesario para el tratamiento adecuado del agua. Todos los productos utilizados tienen que tener su homologación del Ministerio de Sanidad y Consumo, deben ser de primera calidad y de marcas profesionales.
  2. Depurar diariamente y de forma continua, el agua del vaso por procedimientos físico-químicos recomendados, utilizando para ello la depuradora donde se realizarán todas las fases del tratamiento.
  3. Efectuar los controles de depuración y filtración necesarios para conseguir el perfecto mantenimiento del agua de la piscina.
  4. Llevar un control diario de la calidad sanitaria del agua realizando los correspondientes análisis con anotación en el Libro de Registro Oficial.
  5. Aporte de agua necesario para el buen funcionamiento de la instalación, con su registro en el Libro de Registro Oficial.
  6. Manipular los elementos de la estación depuradora, realizando a diario las operaciones necesarias para el buen estado del agua (lavado de filtros, prefiltro, control de maquinaria de dosificación de producto químico, etc.)
  7. De forma periódica limpiar el fondo y paredes del vaso con ayuda del equipo limpia-fondos con el que se cuente.

Mantenimiento del Agua de una Piscina durante Temporada de Invierno

El invernaje consiste en la aplicación de productos químicos que tienen como fin la conservación de las propiedades del agua en la temporada invernal. El tratamiento de invierno tiene una duración de ocho meses (de octubre a mayo) y es muy importante no descuidar el tratamiento del agua para luego en temporada de verano poder reutilizarla sin problemas y ahorrar dinero en m3 de agua que no tendremos que gastar al haber realizado adecuadamente las labores durante el invierno.Una vez finalice la temporada de verano, se procederá a acondicionar la instalación para protegerla de los rigores del invierno y conservar adecuadamente el agua durante su inactividad, realizando las siguientes labores:

 
  1. Limpieza de la piscina, frotando las paredes con el cepillo y pasando el limpia-fondos.
  2. Analizar el pH del agua con un medidor en gotas, tabletas o tiritas, si es necesario ajustar el valor del pH, para que este entre 7,2 y 7,6, bien utilizando un Aumentador o Minorador de pH.
  3. Realizar una cloración de choque. Dejar en funcionamiento la depuradora unas 12 horas. (Si tiene electrolisis salina realice una super cloración).
  4. Efectuar una limpieza de la arena del filtro con un producto desincrustante especial: verter en el prefiltro la cantidad recomendada por el fabricante en función de la superficie del filtro, depurar unos minutos para que el producto llegue al filtro, dejar actuar durante 4 horas y hacer un lavado de filtro a contracorriente.
  5. Al día siguiente añadir el producto invernador líquido. Si se va a utilizar el invernador en Boyas no es estrictamente necesario, se puede pasar al paso 8. En el caso de utilizar electrolisis salina le recomendamos el de Boya.
  6. Dejar en funcionamiento la depuradora durante unas 8 horas para que el producto se reparta por toda la piscina.
  7. En el caso de climas fríos, es necesario bajar el nivel del agua por debajo de los skimmers (unos 30 cm aprox), vaciar los conducciones y el filtro, y colocar algunos objetos flotantes (servirán bidones de producto medio lleno de agua) en la superficie de la piscina como amortiguador contra la presión del hielo.
  8. En piscinas pequeñas poner un dosificador flotante con Tabletas de Cloro de mantenimiento multifunción. En vez de esto puede utilizar Boyas de invernaje, que incluyen todo lo necesario en su interior (invernador, antialgas y cloro).
  9. Cubrir la piscina con un cobertor de seguridad o lona de invierno para evitar que la suciedad caiga a la piscina y protegerla de posibles caidas de personas, animales…
  10. Añada Tabletas de Cloro al dosificador cada 6 semanas, y repita la adición de invernador o reemplace las Boyas de invernaje a los 3 meses (enero, febrero).

COMERCIAL BALAGUER OFRECE TRABAJOS Y ASESORAMIENTO A LA MEDIDA DE LO QUE EL CLIENTE PUEDA NECESITAR,

PRESUPUESTOS SIN COMPROMISO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*