DIEZ CONSEJOS PARA EVITAR LA PICADURA DEL MOSQUITO TIGRE

Desde el año 2004 se ha venido registrando la presencia del mosquito tigre en algunas zonas de la cuenca mediterránea española. De hecho, algunas localidades valencianas se están viendo afectadas por una plaga de este tipo de insectos, cuya acción resulta más agresiva y molesta que la de los mosquitos comunes.

Desde Cinfa, la doctora Aurora Garre explica que «el mosquito tigre es un insecto pequeño, de unos 5 mm, pero de aspecto vistoso: negro con rayas blancas. Tiene un vuelo ágil, discreto y cercano al suelo, lo que dificulta su visibilidad». De hábitos diurnos, este insecto puede encontrarse principalmente en exteriores, si bien su alta capacidad de adaptación hace que entre cada vez más en los hogares. «Por eso, si controlamos su presencia en casa, disminuiremos las probabilidades de exposición a su picadura, que es dolorosa y persiste mucho más que las de los mosquitos normales», indica la experta.

También en el caso de esta especie, «son las ‘mosquitas’ o mosquitos hembra las responsables de esas picaduras, ya que son ellas las que necesitan de nuestra sangre o, más bien, de las proteínas que ésta contiene, para completar la maduración de sus huevos». Aunque estos insectos pueden valerse de la sangre de distintos animales, la mayoría de ellos prefieren la de los mamíferos, y en especial la de los humanos, dado que nuestra piel es muy fina y les resulta más sencillo llegar a las venas.

Uso de repelentes

Para evitar el dolor y las molestias de la acción de los mosquitos, existen algunos tratamientos preventivos que tienen como objetivo evitar las picaduras, según comenta la experta de Cinfa: «Los repelentes de insectos son sustancias que se aplican en las zonas de piel expuesta o en las prendas de vestir para evitar el contacto con el insecto. Estos productos tienen un olor característico que resulta desagradable para los insectos y los ahuyenta. Preferentemente, debemos elegir un repelente que cuente entre sus principios activos con la dietiltoluamida (DEET), considerada el repelente más eficaz por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y revisar si el producto esta específicamente testado y es eficaz frente al mosquito tigre», afirma la doctora Garre.

Por otro lado, los tratamientos calmantes están indicados para aliviar el dolor y picor una vez que se ha producido la picadura. «Su principal activo es el amoniaco, que actúa modificando el PH y neutraliza la toxina introducida por el insecto».

Junto a estas dos familias de productos, la doctora recomienda seguir una serie de sencillos consejos para escapar de las dolorosas picaduras de estos insectos.

Decálogo de consejos para evitar las picaduras:

1. Los mosquitos depositan habitualmente sus huevos en el agua, por lo que es importante no guardar dentro o en el exterior del domicilio recipientes que acumulen agua (platos de macetas, juguetes…) y, si los tenemos, vaciarlos dos veces por semana o cubrirlos con tela mosquitera o con arena.

2. Procurar mantenernos alejados de espacios donde haya agua estancada sin tratar, como desguaces, fuentes, piscinas hinchables, estanques, lavaderos, agujeros de árboles…

3. No utilizar colonias que desprendan olores dulces ni jabones con perfumes o aerosoles para el pelo, ya que atraen a los insectos.

4. Mantener una correcta higiene corporal, porque también la sudoración y los olores fuertes, como el de los pies, les invitan a picar.

5. Usar ropa que cubra la piel: manga larga, pantalones largos y calcetines, así como evitar los colores oscuros y brillantes, que atraen a los mosquitos. Además, es recomendable sacudir la ropa antes de usarla si la hemos tendido en el exterior.

6. Dejar la luz apagada si tenemos la ventana abierta, ya que los mosquitos acuden a la luz.

7. Emplear mosquiteras para la cama o cuna fijándolas bajo el colchón y asegurándonos de que no estén rotas, porque constituyen una barrera física de alta eficacia contra los insectos que atacan por la noche. También pueden colocarse en ventanas y puertas, y, para mejorar la protección, pueden impregnarse con permetrina o deltametrina. El aire acondicionado también impide su aparición.

8. Especialmente en verano, cuando debemos aplicarnos tanto un repelente como un fotoprotector, extenderemos en primer lugar el fotoprotector, y tras esperar una media hora para que la piel lo absorba, aplicaremos el repelente de mosquitos. De esta forma, evitaremos que la loción solar anule el efecto del repelente, y ambas serán efectivas.

9. Al usar los repelentes de mosquitos hay que seguir estrictamente las recomendaciones sobre el modo de aplicación y la frecuencia de empleo.

10. Consultar al farmacéutico para asesorarse acerca del tratamiento más adecuado para cada persona. Además, si se visitan países en desarrollo, es recomendable acudir a un centro especializado en medicina del viajero o consultar con un médico antes de partir.

El mosquito tigre ha invadido en una década buena parte de España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*